Los psicópatas te hacen creer que el problema eres tú.

publicado en: Cómo manipulan 13

te-hacen-dudar-de-tu-cordura

Gaslighting

¿Qué es?

El gaslighting en psicología se trata de una táctica de manipulación psicológica perversa y sutil, pero muy efectiva. Se trata de una manipulación muy habitual en los/las psicópatas y narcisistas, y consiste en conseguir la desestabilización completa a nivel emocional y psicológico de la persona haciendo que dude de la realidad, o mejor dicho le llevará a dudar de su percepción particular, memoria o incluso de su salud mental. Parece de película, ya que ahora mismo puedes estar pensando que si  la víctima está centrada detectará este tipo de abuso, pero no, no es tan fácil y no es tan directo como para poder detectarlo

El abuso de los perversos narcisistas y de los psicópatas no se da sólo en la pareja, de hecho lo hará con toda persona que permanezca en su entorno, incluído los/las hijos/as. Los psicópatas no sólo destruyen o lo intentan con la pareja por el hecho de ser su pareja, sino que el abuso lo ejercen con con todas las personas que tienen una relación con ellos/as, independientemente del tipo de relación. La necesidad imperiosa de poder y de quedar siempre por encima de cualquiera les lleva al intento de destrucción de aquel que esté cerca.

El gaslighting es eficaz a medio o largo plazo, pero eso no quiere decir que no empiece casi desde el principio de la relación. En general cuando la persona se da cuenta de que está siendo víctima de este tipo de manipulación ya habrá entrado en el proceso de Indefensión Aprendida, llegado este punto cada día que pasa es más difícil salir, las fortalezas de la víctima empiezan a flaquear, y sobretodo, ya ha interiorizado la creencia de que nada de lo que haga va a salir bien y que su argumento, en este caso el de la pareja es el válido y verdadero. Afecta a los tres niveles por los que el individuo hace o deja de hacer una cosa: motivacional, emocional y conductual. Llegando a generar problemas de depresión y/o ansiedad y los síntomas que estos provocan como insomnio, pérdida o aumento del apetito, aislamiento social…

Son muchas las solicitudes de valoración las que acuden a la consulta pensando que tienen un problema o directamente que están locas o son malas personas. Que son ellas o ellos, las parejas de psicópatas, las causantes de tantas situaciones conflictivas en las que se ven inmersas. Ya ha llegado el punto en que se lo plantean firmemente que dudan sí mismos, ya lo han interiorizado.

¿Cómo lo realizan?

Es gaslighting no se trata de una acción manipulativa sino que se trata de la alternancia de varias de ellas, todas ellas con el propósito de que la persona dude de sí misma, de su valía y de su propio criterio. Las gaslightingmanipulaciones que caracterizan el gaslighting son

  • Manipulación de la imagen que los demás tienen de la víctima, poco a poco y de forma sutil irá cambiando la visión que los demás, sus allegados e incluso su familia tiene de ti. A veces criticando directamente y otras dando información sesgada o falsa sobre la persona, magnificando las áreas de mejora y poniendo en tela de juicio su comportamiento, ya sabemos que son mentiroso patológicos.
  • Proyectan sus carencias en la víctima, acusándola de aquello que él o la psicópata hace, es habitual de acusarlas de inmaduros/as, tacaño/a, vagas/os…
  • Niegan la evidencia, niegan lo que la víctima ha percibido (visto u oído) o recuerda.
  • Aprovechan las confesiones de la víctima para atacarle en sus debilidades, miedo o áreas de mejora. Toda aquella información que la víctima le haya confesado será utilizada en su contra en el momento que necesite atacar.
  • Ni narcisistas ni psicópatas se muestran malos a todas horas, sino que es más efectivo confundir, así que mezclan ataques demoledores con alagos, así mantienen a la víctima desconcertada y esforzándose constantemente en obtener un buen juicio de su psicópata dejándose de ser ellos/as mismos/as, actuando como creen que más le gustará a su psicópata en cada momento.
  • Emitiendo quejas y críticas a toda acción o pensamiento de la víctima. Nada de lo que la víctima haga estará bien hecho, todo tendrá un pero u obtendrá la desaprobación del psicópata. El sentimiento de inutilidad y poca valía aparece rápidamente en la víctima cuando se relaciona con un psicópata
  • Atacará y dañará todo lo que la víctima aprecia: mistades, hijos, mascotas e incluso cosas por las que ha mostrado afecto o interés estarán en el punto de mira para la destrucción de la víctima.

 

¿Cómo la persona llega a dudar de su propia salud mental o a creer que está loco/a?

Voy a explicarte cómo se llega a este punto. Lo primero en lo que hay que fijarse es en los dos perfiles que se han unido en pareja. Los dos diferentes pero con características importantes en común los dos coincidentes en baja autoestima una, la del narcisista inflada a través del ego y la otra desestructurada cuanto menos, la del o la  dependiente emocional.

La persona que sólo sufre de dependencia emocional suele creer que con amor es suficiente y hará lo que sea necesario para que la llama del amor se mantenga viva.

 

Con esta creencia aguantará y perdonará lo que quizá nunca hubiera imaginado. Por otro lado, el perfil narcisista hará todo lo que esté en su mano para estar por encima del otro, siempre excusado en el vínculo del amor «yo te quiero más que nadie» «tú eres el amor de mi vida» «eres mi alma gemela»… Argumento que refuerza el del dependiente, con este amor tan profundo lo puedo ayudar a cambiar. Así va perdonando y soportando faltas de respeto y humillaciones cada vez más graves.

Por su puesto que en este proceso la persona con dependencia emocional se va dando cuenta de que su estado de ánimo ya no es el que solía tener, que ya no tiene la misma alegría de vivir y que ni siquiera sabe lo que siente por la pareja porque no quiere estar sin ella. Pero comienza a darse cuenta que cuando la pareja está presente, la tranquilidad desaparece, que nada más pensar u oír el sonido de la puerta comienza a sentir respuestas de ansiedad y miedo.

Pero ha llegado un punto que las charlas, los perdones y las oportunidades dadas no han servido de nada, que las agresiones no cesan, la creencia en el amor comienza a flojear y el malestar a crecer. La situación cada vez más insoportable y los lazos debilitados, pero crece la culpa por la posibilidad de no haber hecho suficiente para que ese amor tan grande que un día vivió, vuelva. Se plantea que el verdadero problema de que no funcione es ella o el mismo y termina por asumirlo. Ya no se defenderá, no hará nada para cambiar la situación. En cambio cederá a las autodefensas como la negación y el autoengaño para que sus experiencias sean menos dolorosas.

Digiprove sealCopyright protected by Digiprove © 2019 Silvia Rodríguez
FacebooktwitterFacebooktwitter

13 Responses

  1. Juan C.

    Hola Silvia, buenas tardes! Te leo desde Quito, y ha sido un gusto encontrar tu blog. He invertido tiempo por semanas leyendo sobre el tema. La mayoría del contenido que encuentro está enfocado hacia el público femenino, casi no hay material sobre mujeres narcisistas o psicópatas, como su fuera un mal, que solo aqueja a los varones.

    Comencé a investigar sobre el tema, a partir de mi última relación en la cual, viví todos y cada uno de los puntos de una relación tóxica. Ésta ha sido la única relación tóxica que he tenido en mi vida, todas las anteriores han sido sanas, e incluso las rupturas se han dado en buenos términos, nada de insultos o groserías.

    Algo que me ha llamado la atención ha sido éste punto exactamente, el cómo permití toda esta cascada emocional, misma que no hubiera tolerado con alguien más en el pasado.

    Si tienes algún libro o texto que puedas recomendarme sobre mujeres narcisistas sería de gran ayuda para mi.

    Gracias por tu excelente trabajo y es un gusto leer cada uno de tus posts.

    Saludos desde Ecuador.

    • Silvia Rodriguez

      Gracias Juan por Su comentario. Siento decirle que no conozco literatura que diferencie género. La teoría dice que el numero de psicópatas mujeres está igualando a de hombres. No niego que haya diferencias de género en el perfil pero tampoco puedo afirmarlo.
      Un saludo
      Silvia

  2. Javier Campos Fernandez

    Tengo un hijo que desde hace 4 años está con una psicópata. Este año termina su carrera y aun vive con nosotros aunque se pasa dias con ella, ya que vive sola en un apartamento. Cuando hemos tratado de abrirle los ojos, se vuelve contra nosotros. ¿Cómo debemos actuar los padres?. Estamos desesperados, ya que dentro de nada, creemos, que se irá de nuestro lado, a Francia con ella, ya que es francesa. Si eso ocurre, creemos que lo perderemos para siempre. Por favor, denos una luz. ¿Cómo abordamos este problema con él?

    • Alonso

      Hola Javier. 4 años con una mujer que, según relatas, manifiesta comportamientos psicopáticos es mucho tiempo. Yo también fui un estudiante que, al estar ad portas de recibirme de abogado, apareció en mi vida una mujer con esta clase de trastorno de personalidad. Mi vida tornose cuesta arriba al cabo de 8 meses, tiempo que duró la relación. Mucha gente me advirtió, incluso mis otrora suegros, pero como seguro has podido leer, el vínculo que se forma es difícil de romper. Llegó el día en que decidí alejarme, inicié mi plan retirada aún conviviendo y, al darse cuenta, toda su ira se volcó en mi contra. Hasta allí ignoraba lo que es el trastorno narcisista de personalidad, la perversidad polimorfa, y su parentesco con la sicopatía que, por convenios entre siquiatras, aún no figura como psicopatología en el dsm. Ha transcurrido más de un año, duro, con estrés postraumático, dedicado al trabajo con mujeres y hombres que han sufrido las consecuencias del maltrato en pareja. Mi recomendación es leer, leer mucho acerca del tema, verificar las conductas del maltratador mediante tests (como pcl-r del dr Hare) para terminar con la disonancia cognitiva que queda tras lo experimentado y meditar, meditar mucho, reconocer las heridas de infancia y , desde los rescoldos, levantarse nuevamente. Es duro identificar que el karma del maltrato funciona como un patrón de conducta aprehendida pero que debe soltarse, todo lo ocurrido tuvo lugar con el concurso de uno mismo y es vital realizar ese juicio interno. De modo contrario, las posibilidades de reincidir en aquel tipo de vinculo traumático son 100% seguras. Ese traer a nuestras vidas a un maltratador es un acto de voluntad inconsciente, por ello debe bajarse del insconciente hasta hacerlo consciente y cortar con tal concatenación de eventos nefastos. Si aparece un maltratador en nuestras vidas se debe a nuestro super-yo punitivo, nos tratamos mal en nuestro fuero interno y, como es afuera es adentro, yo es otro, tal menosprecio toma cuerpo y lugar y ya está, se configura el lazo psicópata-complementario. Te mando un abrazo. Paz-ciencia

  3. cristina

    Buenos dias, dices que en una relación narcisista el que está con él ,es codependiente y no estoy de acuerdo, es una víctima y no sabe gestionar la situación porque no tiene idea de donde esta metida y desconoce a lo que esta siendo sometida, en el momento que uno se da cuenta es otra cosa, muchos psicólogos encuentran la culpa en la víctima y creo que hacer eso la revictimiza

    • Silvia Rodriguez

      Hola Cristina, me parece bien que no estés de acuerdo, de hecho no siquiera lo pido. Escribo lo que mi formación y experiencia me ha enseñado y por supuesto puede que no guste o que no se produzca en ciertos casos.La psicología no es una ciencia exacta, también es cierto que a pesar de que si hace estudios sobre casos únicos, las teorías psicológicas no se basan en ellos.
      Por otro lado, en este blog NUNCA, NUNCA se ha culpado a nadie, más que nada porque es un término que creo que se debe aprender a manejar y a relativizar. Creo que revictimizar a la victima es otra cosa, y hay casos, como en asesinatos y violaciones, en los que no hay duda de que el único responsable es el actor del hecho. Pero aquí no se habla de estos casos, se habla de personas que encajan con las carencias de los abusadores, que aún sufriendo siguen dejando que se les abuse y se le haga más daño, que suelen repetir este perfil en la pareja e incluso en las amistades, y que en muchas ocasiones cada vez es peor, y que son ellos mismos/as los que se dan cuenta que algo tienen que cambiar porque no son felices y su entorno contribuye a ello, es decir que no manejan bien esas situaciones. Y eso se llama dependencia emocional.
      Un abrazo
      Silvia

  4. Marina

    Buenas, he estado en una relación tóxica, aún después de tres años de haber dejado la relación, no puedo afirmar o negar si fue maltrato psicológico o no, si mi pareja era psicópata o no.
    La relación empezó por «empecinamiento»de él, llamaba todos los días durante meses, a mi ni siquiera me atraía, me era indiferente Estuve diez años sin pareja y ni siquiera echaba en falta tener una, siempre he sido independiente y libre. (Lo digo por lo de ser codependiente, ni me vi así entonces ni ahora).
    Y aunque me pareció raro esa insistencia prácticamente sin conocerme, supuse que pudo ser un flechazo (a mi alguna vez me ha pasado, sentir atracción romántica por alguien desde el minuto uno), asi que supuse que podia ser eso y que con el tiempo se consolidó.
    Luego «resultó» ser una persona «torpe» socialmente, es decir, si hacía alguna broma que yo consideraba despectiva o fuera de lugar se lo hacía saber y su escusa era que no se daba cuenta y que yo me lo tomaba demasiado en serio, ( una broma cada cierto tiempo, espaciado, no es para alarmarse, incluso te dices a ti misma es posible que sea tan torpe? Y reflexionas sobre si quizás estas siendo algo intolerante, sobre maneras de ver las cosas cada uno tiene las suyas.
    Otro día te ves tomando decisiones, pero de tal forma que las opciones son las que de una forma soterrada y bastante astuta te da él, como donde ir de vacaciones, de que color pintar la pared, que mueble comprar, yo elegía siempre pero no fue hasta varios años después que me di cuenta que mis opciones quedaban invalidadas ya sea porque lo mío era más caro, más grande… sabía cómo cambiar la conversación, yo ahora lo veo cómo estos charlatanes que te venden lo que quieren, gracias a su verborrea. Así que nunca de forma racional pude decir ni echarle en cara que yo no elegía. (Cuando aún no ves nada raro, confías en tu pareja, en una relación la base es la confianza y ellos la consiguen).
    Así que te van inoculando ideas, maneras de ver las cosas, de forma suave, incluso como dije antes, yo elegía, yo opinaba, me sentía libre y escuchada. Pero al mismo tiempo sentía que lo que elegía no me hacía feliz. Nunca discutió conmigo, nunca cambió el tono de su voz, simplemente te racionalizaba todo. «No hablemos de esto ahora, es tarde, mañana» y mañana surgía otro imprevisto que si mucho trabajo, que si hay visita… y todo era cierto, así que como persona flexible y «civilizada» eliges el mejor momento, pero para que se diera primero paciencia, luego ya te plantas de forma asertiva pero el conseguia llevar la conversacion por otros derroteros y cuando al fin pierdes la paciencia y ya subes el tono, te culpa de histerica y no saber discutir (y una reflexiona y ve que es verdad que ha gritado, que se ha enfadado y te dices a ti misma, que quizás no has sabido hacerlo y mirando con lógica, el tiene razón, porque es verdad, porque te pones histérica, no puedes negartelo) eso válida aún más su reflexión y poco a poco vas interiorizando que no sabes manejar esas situaciones.
    Te frustra porque no entiendes cómo algo tan sencillo se hace tan difícil, empiezas a intentar tener respuestas sobre cómo lograr hacerlo más fácil, (aquí sigues sin centrarte en el, sino en cómo hacer la convivencia más fácil, porque por el motivo que sea, no sabes cuál es el fallo, pero no conseguís llegar a un consenso, una comunicación que fluya y arregle conflictos, a veces cosas banales pero que no se arrreglan).
    Empiezas a sentir tristeza, estar decaída, algo sutil, porque aunque decides sientes que no es lo que quieres, pero no entiendes cómo puede ser, si yo he elegido. Si lo comentas te sugiere que quizás seas algo caprichosa, pero muy sutil, y por eso no me llenan mis decisiones, con lo bueno que es él que hace lo que yo elijo.
    Te comenta cosas buenas de otras personas, cosas inocentes, que si Juan nunca se enfada que majo, que si manolo siempre es simpático aunque no esté en su mejor día, que a él esas personas le parecen ideales. Porque son tolerantes y agradables, pese que el sea «torpe» y diga algo inadecuado. Un comentario un día de pasada, luego al rato «mete la pata» tú eres asertiva y le dices que ese comentario te ha hecho daño, te dice perdón, pero mira que te lo tomas todo personal… (aquí te va amaestrando, soterradamente, tú no te das cuenta pero sin querer te acuerdas de lo que dijo sobre Juan dos minutos antes…y piensas será que soy demasiado sensible?)
    Cada vez hay más críticas soterrados y menos halagos y muy bien razonados, poco a poco, llega un momento que ya te ha lavado el cerebro, ya piensas que te lo tomas todo a mal, que cada vez pierdes más los nervios y obviamente así el puede decirte que si no va bien la cosa es tu culpa por ser tan enfadosa que así como quieres que el té de cariño ( cariño que sólo te dará si eres agradable, simpática y le haces la vida más facil, el nunca te ha alzado la voz, nunca te ha tratado mal, nunca te quita libertad, eres tú quien te estás deprimiendo sola, y lo reflexionas y es cierto, porque aún no te has dado cuenta que te está manipulando).
    Así que agotada de pensar, de ver que es lo que falla, de darte cuenta (si lo piensas con logica) que cada razón que te dice es cierta, dejas de pensar y asumes que el fallo eres tú. Ahora empiezas a «arreglarte» mentalmente, cambias para gustarte a ti misma, y para que todo mejore, ahora es cuando la tormenta se hace más grande. Tienes tal cacao mental que ya no puedes pensar con claridad ya no sabes que hacer o no hacer. (No sabes sin dejar la relación porque no te hace feliz o arreglarte tu porque el fallo eres tú, y si tú estuvieras bien la relación estaría bien, no es que tengas miedo a la soledad, tienes miedo de no poder llevar una relación en el futuro, porque esta te dice que es tu culpa, si consiguieran arreglarte todo iría bien y podrías llevar esta u otra relacion)
    Al final o desistes y te quedas con tu pareja y dejas que el tomé las decisiones y demás o te vas e intentas arreglarte con un profesional porque crees que eres histérica, loca, caprichosa, mala, etc… yo elegí irme, pero porque no me gustaba como era yo, tuve suerte, la baja autoestima hizo que no quisiera que nadie cargará conmigo en vez de sentir miedo de que el me dejará de querer. En ningún momento me di cuenta de que podría estar con un manipulador, sólo pensaba que era algo «torpe» socialmente (conmigo) y era porque lo quería y confiaba en el.
    Esto que he contado sólo es una porcion pequeña, lo que yo vivi aun fue mas confuso y doloroso. Triangulación, invalidar los sentimientos, la ley del hielo, intento de aislamiento social, gaslighting …y pese que lo escribo aquí, no podria asegurar que hubo todo esto, porque lo hizo de tal forma que parecía fortuito, producto de la casualidad, malentendidos.
    La recuperación ha sido larga y aún estoy asimilando cosas. Y sólo fueron seis años de relación. Llevo tres desde que lo dejé.
    Me ha costado mucho perdonarme por no haber visto todo, por no haber sabido reaccionar (en realidad fui asertiva, flexible, comunicativa) y todo eso lo usó para poder manipularme y casi volverme loca. Así que nadie esta exento de caer en esto.
    Lo que más rabia me da es que aunque me ilusiono ya no tengo esa alegría de antes de conocerlo, pero poco a poco yo voy a ganar esta partida y el no habrá podido derrotarme. Volveré a vivir plenamente. Gracias por leer.

    • Gracias Marina por compartir tu experiencia, es increíble a la confusión que pueden llevar sin ni siquiera alzar la voz.
      ESpero y deseo que la alegría de vivir que te caracterizaba regrese lo antes posible.
      Un fuerte abrazo y encantada de leerte.
      Silvia

  5. […] una explicación lógica a la experiencia vivida. De ese modo terminará dudando y atribuyéndose parte de culpa o llegando, incluso, a poder pedir disculpas por algún motivo que desconoce pero que haya podido […]

  6. […] en la víctima, y es que cuando llega el momento de la separación definitiva, después del gashlighting , la víctima está más que agotada física, emocional, psicológicamente y muy probablemente […]

  7. […] La minimización del abuso consiste en el intento del agresor psicópata de convencer a la víctima o bien a la pareja de que su comportamiento abusivo no es realmente tan dañino o irresponsable como, a priori, se muestra, para ello cargan sobre la víctima la responsabilidad de la interpretación negativa de los hechos etiquetándola de exagerada o dramática. y esta es la imagen que van a dar al entorno de su víctima, pero esta es una estrategia a más largo plazo: la de desacreditarla socialmente y hacerle pensar que está loca. […]

  8. FRAN

    Buenos dias, despues de creer durante años que tu eras el culpable de todo, de intentar cambiar aspectos de tu personalidad que no eras capaz de discernir para contentar a la otra persona, y una vez que ves que no sirve de nada hagas lo que hagas, una vez abierto los ojos ¿porque tengo una sensacion dual?, por un lado un gran alivio interior, un descanso emocional al ver que no era yo el problema de todo, y por otro lado una gran rabia interior por haber perdido tanto tiempo luchando contra lo imposible

    • Hola Fran, así es el proceso de aceptación. No te preocupes que pasa.
      Un abrazo y gracias por participar
      Silvia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.