terapia-grupo-familia-narcisista

No estás solo/a. Ven y comparte tu experiencia.

 

 La persona que se crió en una familia narcisista a menudo no entiende lo que ocurre en su familia y crece pensando que ese es el funcionamiento normal de cualquier familia.

Ya en la edad adulta o a la hora de formar su propia familia se da cuenta de comportamientos que vivió en su familia de origen y  no quiere repetir. Las dificultades que esto conlleva son más fáciles de salvar con el apoyo profesional

Si este es tu caso, ya lo has detectado y te gustaría aprender a manejar la familia de una forma sana para ti: NO LO DUDES ES HORA DE CAMBIARLO

OBJETIVOS DEL GRUPO

 

los comportamientos y formas de relación narcisistas en el entorno de la familia

a tener relaciones equilibradas en el contexto familia

mejorando el autoconcepto y aprendiendo a valorarse uno mismo/a

 

a cerca de uno/a mismo/a y sobre la familia. Así como los  los roles a desempeñar en este contexto

 

¿QUIERES SABER MÁS?

La familia narcisista se le denomina a la familia que aparentemente es normal, pero en el funcionamiento interno, no actúa como tal. De este tipo de familias no llama la atención un descuido de los componentes familiares, no hay conductas adictivas en la familia, ni fuertes peleas. Tampoco grandes problemas económicos u otro aspecto negativo llamativo que nos haga pensar desestructuración. No es que no se cuide de los menores en este tipo de familias. Se cuida de ellos, pero se descuida es aspecto afectivo y esta carencia de afecto, hace de ésta una relación vacía. Es una familia que la prioridad es la imagen exterior, en la que la apariencia de familia ha de ser perfecta, es lo prioritario. Para ello y como característica principal es la satisfacción de las necesidades de los progenitores, y cualquier hecho girará en torno a este propósito: El BIENESTAR ÚNICO DE LOS PADRES, los menores y sus necesidades permanecen en un segundo plano, sólo cumplen una función, la mejorar o mantener la imagen o estatus social, o bien la de satisfacer las necesidades de los progenitores.

Con este modo familiar de funcionar, el niño aprende que no es importante, que haga lo que haga y siempre que no “de problemas” todo estará bien y que su misión es satisfacer las necesidades de los demás antes que las propiasa pesar de que las palabras dijesen otra cosa muy diferente. Hacer creer a los hijos que eso es amor es otra de las partes indispensables y sobretodo el cómo lo dicencómo no te voy a querer si eres mi hijo-a”.El niño oye una cosa pero percibe otra muy diferente. Crece en una disonancia permanente que termina en la duda sobre sí mismo/a.

En definitiva, estos niños aprendenque el suyo es siempre el segundo lugar, aspecto que se repetirá hasta la edad adulta:

Peor es el caso en que uno de los progenitores clumple los criteros narcisistas

  • Dependencia emocional en la edad adulta

  • Infelicidad

  • Dificultades para confiar en sí mismos y en los demás

  • Sentimientos de culpa por la mayoría de acontecimientos negativos
  • recuerdos de su infancia pobres o modificados de forma inconsciente

  • Patrón relacional disfuncional en el que la persona cree que para ser querido hay que dar

  • Inseguridad

  • Sentimientos frecuentes de rechazo

  • Conductas de evitación pudiendo recurrir a comportamientos de excesos

  • Cuadros depresivos y/o ansiosos

  • Dependencia emocional en la edad adulta

  • Infelicidad

  • Dificultades para confiar en sí mismos y en los demás

  • Sentimientos de culpa por la mayoría de acontecimientos negativos

  • Recuerdos de su infancia pobres o modificados de forma inconsciente

  • Patrón relacional disfuncional en el que la persona cree que para ser querido hay que dar

  • Inseguridad

  • Sentimientos frecuentes de rechazo

  • Conductas de evitación pudiendo recurrir a comportamientos de excesos

  • Cuadros depresivos y/o ansiosos